14 datos curiosos sobre el Royal Crescent

Royal Crescent es el monumento más emblemático de Bath y uno de los principales ejemplos de arquitectura georgiana en todo el Reino Unido. Tanto si vives en Bath y quieres conocer mejor tu ciudad como si vienes a visitar Bath por primera vez, ¡sigue leyendo para descubrir todos los secretos del Royal Crescent!

  1. En sus inicios, se conocía simplemente con el nombre de Crescent, pero la calle fue distinguida con el apelativo «real» a finales del siglo XVIII tras la visita del príncipe Federico, duque de York y Albany.  

  2. Esta impresionante obra arquitectónica, construida entre 1767 y 1774 y declarada monumento histórico, se compone de 30 casas adosadas que forman una curva como una media luna. En la actualidad, se sigue conservando la fachada georgiana original de piedra. 

  3. En total, el Royal Crescent cuenta con 114 columnas jónicas de 76 cm de diámetro cada una y una altura de casi 15 metros.  

  4. En la parte trasera del Royal Crescent encontramos un batiburrillo de profundidades y alturas de tejados, ya que en su origen cada propietario adquiría solamente una parte de la fachada y contrataba a otro arquitecto para construir una casa a su gusto y conveniencia por detrás. En Bath es algo tan frecuente que hasta existe una expresión en inglés para definir este tipo de arquitectura de fachadas cuidadas y traseras descuidadas: «Queen Anne fronts and Mary-Anne backs» (la reina Ana por delante y Mariana por detrás). 

  5. La casa del centro, justo en la mitad de la medialuna, es la única con dos columnas a cada lado y una ventana arqueada. 

  6. Delante del Royal Crescent hay un «salto de lobo» en el jardín, una zanja vertical revestida de piedra por dentro e inclinada y cubierta de vegetación por fuera. Forma una división casi invisible entre la parte alta y la baja del césped y sirve para no obstaculizar la vista desde el Royal Victoria Park. Solo se ve de cerca. Se desconoce si se construyó en la misma época que el edificio o posteriormente, pero en sus inicios era más profunda que ahora. 

  7. De las 30 casas adosadas, solo 10 conservan su tamaño original, otras 18 fueron divididas en viviendas de distintos tamaños, una alberga el museo del Royal Crescent en el número 1 y la central y más ancha del número 16 es un hotel y spa

  8. En el museo histórico del número 1 se puede ver cómo vivían los propietarios y se amueblaban las viviendas a finales del siglo XVIII. Es propiedad de la fundación Bath Preservation Trust, que se encarga de su conservación. 

  9. En abril de 1942, las casas de los números 2 y 7 fueron devastadas por incendios como parte de las protestas del movimiento Baedeker Raids. Más tarde se restauraron para que recuperasen su antiguo esplendor.  

  10. En 1972, la residente del n.º 22, Miss Wellesley-Colley, pintó la puerta y las ventanas de la fachada con un color amarillo pálido en vez del blanco tradicional de las demás viviendas. Miss Wellesley-Colley se enfrentó a dos demandas del ayuntamiento de Bath y defendió su derecho hasta que una investigación oficial declaró que podía pintar la puerta de amarillo.  

  11. El Royal Crescent es un escenario habitual para películas de época. Aquí se rodaron muchas escenas de «Persuasión» (basada en la novela de Jane Austen) y también se puede ver en la película «La duquesa» (2008), protagonizada por Keira Knightley. 

  12. La elegante fachada del edificio y la casa del n.º 1 también aparecen en la serie «Los Bridgerton» de Netflix como la residencia de la familia Featherington, aunque en la serie digan que está en Grosvenor Square, en Londres. 

  13. En 2003, se encontraron vestigios de un muro románico detrás del Royal Crescent, así como indicios de un posible asentamiento en los jardines delanteros que se remontaría a la edad de hierro y bronce. 

  14. En 2017, el ayuntamiento prohibió la circulación de autobuses delante del Royal Crescent tras múltiples años de quejas por las molestias que causaban los circuitos turísticos a los residentes. ¡Por eso nuestros autobuses ya no pueden pasar por allí! 

El Royal Crescent es uno de los puntos turísticos más populares de Bath que atrae visitantes de todo el Reino Unido a la ciudad. Si quieres admirar este magnífico edificio de primera mano, tan solo necesitas un billete para nuestro circuito en bus panorámico y bajarte en la parada 10 o 15.