Historia de la torre Eiffel : 10 cosas que pocos saben

Al llegar a París, el turista que nunca ha pisado la capital francesa solo sueña con una cosa: contemplar la llamada Dama de Hierro. Con más de 300 metros de altura, fue la estructura más alta jamás construida durante más de 40 años. Descubre 10 anécdotas sobre su historia !

La Torre Eiffel ha dominado el skyline parisino desde hace más de 130 años, y su fama y poder de atracción no han disminuido en modo alguno, sino todo lo contrario. La Torre, que hoy en día es admirada en todo el mundo, tuvo sin embargo unos comienzos bastante difíciles.

La accidentada historia de la Torre Eiffel

Origen del proyectoi

El símbolo mismo de Francia y de París tiene una historia que tiene sus orígenes… ¡en Estados Unidos! 

Para la Exposición Internacional de 1876 en Filadelfia, un equipo de ingenieros americanos ideó la construcción de una torre de 300 metros de altura. Su proyecto era bastante diferente de la Torre Eiffel tal como la conocemos hoy en día. Finalmente, el proyecto no tuvo éxito, pero permitió que otros se inspiraran en él, incluyendo la empresa Eiffel, especializada en grandes estructuras metálicas, específicamente de hierro, lo que le dio a la torre su nombre.

 

La oposición a la existencia de la Torre Eiffel

Si en la actualidad París no sería París sin la Torre Eiffel, la idea de esta estructura de 300 metros no fue inicialmente aprobada por unanimidad.

Muchas personas pronto cuestionaron la estética y la utilidad de la torre. Los periódicos dudaban de la solidez del edificio y apostaban por su fracaso con titulares sensacionalistas como "El suicidio Eiffel" en cuanto ocurría algo que retrasara la construcción.

Finalmente, los habitantes del barrio del Campo de Marte, asustados por la idea de que la torre pudiera caer sobre ellos, llegaron a entablar una acción judicial contra el Estado.

Muchos artistas, como Émile Zola, Alexandre Dumas o Charles Gounod se opusieron al proyecto. Guy de Maupassant, que despreciaba el edificio, comía habitualmente en el restaurante de la Torre Eiffel situado en el primer piso, ya que era el único lugar de París donde podría comer sin ver la estructura metálica que tanto odiaba.

Los padres olvidados de la Torre Eiffel

Dos ingenieros pueden ser considerados los padres de la Torre Eiffel: Maurice Koechlin y Émile Nouguier, y el arquitecto Stephen Sauvestre. El papel de Gustave Eiffel en este proyecto fue dar a conocer el proyecto a los dirigentes políticos franceses y obtener el permiso para construir la torre para la Exposición Universal de 1889 en París

Este evento era muy significativo porque coincidía con el centenario de la Revolución Francesa y la República quería hacer de él un momento memorable. 

 

Construcción de la Torre Eiffel

2 años 2 meses y 5 días

Inicialmente, Gustave Eiffel había previsto doce meses de trabajo; en realidad, tardaría el doble. La fase de construcción, que comenzó el 28 de enero de 1887, se terminó finalmente el 31 de marzo de 1889, justo antes de la inauguración oficial de la Exposición Universal. 

Se necesitaron dos años, en lugar de uno como se había previsto inicialmente, para levantar la estructura de hierro cuadrada con 125 metros de lado y dotar a la ciudad de París de este punto de referencia ahora indispensable Desde su inauguración, la Torre Eiffel ha recibido más de 200 millones de personas.   

 

Un número récord de remaches

El encaje de la Dama de Hierro está ensamblado por 2.500.000 remaches

Símbolo de alianza, los remaches de la Torre dan testimonio de su patrimonio histórico.

Los remaches eran colocados en caliente por un equipo de cuatro "remachadores": uno para calentarlos, otro para mantenerlos en su sitio, otro para formar la cabeza y otro para completar el aplastamiento con un mazo.

Torre Eiffel Paris

Usos y experimentos científicos

Desde que presentó su proyecto en 1886, Gustave Eiffel supo que la utilidad científica de la Torre podría, en su momento, preservarla de sus adversarios y prolongar su vida.

En un principio, iba a ser destruido después de 20 años. A continuación, precisó la vocación de la Torre: observaciones meteorológicas y astronómicas, experimentos de física, puesto de observación estratégica, puesto de comunicación telegráfica óptica, faro para el alumbrado eléctrico y estudios del viento.

Primer enlace de telegrafía inalámbrica:

El 5 de noviembre de 1898, Eugène Ducretet realiza las primeras pruebas de telegrafía inalámbrica entre la Torre Eiffel y el Panteón (a 4 km). La estación transmisora se instaló en la parte superior de la Torre. En 1899, las ondas cruzaron por primera vez el Canal de la Mancha.

En 1913, la Torre envía, por ondas eléctricas, comunicados hasta América y a los barcos que realizan la travesía, en un radio de 6.000 km.

 

La TSF durante la Primera Guerra Mundial:

En 1914, durante la batalla del Marne, la estación de radiotelegrafía de la Torre se enteró de que el general Von Marwitz, al mando del ala derecha del ejército alemán, tenía problemas de logística y, en consecuencia, detuvo su avance.

Esta información vital permitió al mando francés organizar un contraataque victorioso.

Gracias a la estación de la Torre, se descifraron importantes radiotelegramas enemigos, a veces ocultos bajo apariencia comercial en las emisiones de los países neutrales. Los espías fueron desenmascarados, entre ellos Mata Hari.

 

Las primeras emisiones de radio:

A partir de 1921, una emisora emite, al principio de forma experimental, programas musicales, crónicas y, finalmente, un "Journal Parlé" a partir de 1925, captado por los aficionados en simples radios de galena. Radio Tour-Eiffel era bien conocida por los parisinos de la época.

Se organizaron emisiones experimentales y se invitó a artistas como Sacha Guitry e Yvonne Printemps.

En la actualidad, la parte superior de la torre sirve de antena de televisión digital, que emite 45 canales de televisión y 32 emisoras de radio.

 

Un panteón científico: los 72 científicos

Gustave Eiffel hizo grabar setenta y dos nombres de científicos, ingenieros o industriales que honraron a Francia de 1789 a 1889.

Estos nombres figuran en letras doradas en relieve en la periferia del primer piso.

Al final, poco se sabe de cómo se eligieron los científicos: no hay orden, ni jerarquía, ni explicación de la presencia de ningún nombre en particular.

 

Un lugar excepcional para los gourmets

Hoy en día, sigue siendo posible comer o cenar en el monumento. Hay dos restaurantes en el interior de la estructura. En la primera planta, se encuentra el “58 Tour Eiffel” (58 se refiere al número de metros sobre el suelo al que se encuentra el restaurante), y en la segunda planta, un restaurante gastronómico llamado “Le Jules Verne“, que cuenta con una estrecha en la famosa “Guía Michelin” y es dirigido ahora por el chef Frédéric Anton, que ha tomado el relevo de Alain Ducasse.

La Torre Eiffel sigue siendo hoy en día la estrella indiscutible de los monumentos, y no resulta sorprendente saber que es el monumento de pago más visitado del mundo.

Por supuesto, los autobuses Tootbus hacen una parada en la Torre Eiffel para que puedas disfrutar de la majestuosa Dama de Hierro.

La Torre Eiffel también se puede admirar desde el Sena, y te ofrece una perspectiva completamente diferente.

Completa tu visita a París en autobús con un crucero por el Sena a bajo precio, gracias a nuestro paquete Lo esencial de París.