RESERVA EN LA WEB Y DISFRUTA DE UN DESCUENTO EXCLUSIVO DE HASTA 10% 

10 datos interesantes sobre las termas romanas de Bath


1. El uso de las termas romanas

Los antiguos baños romanos contienen agua de manantial natural que todavía fluye en el río Avon. El objetivo principal de los baños era permitir a los romanos purificarse. La mayoría de los romanos que vivían en la ciudad iban a los baños todos los días para lavarse. Se ponían aceite en la piel y luego la frotaban con un raspador de metal llamado estrígil.

Los baños eran también un lugar de encuentro. Los amigos se reunían en los baños para hablar y comer. A veces los hombres celebraban reuniones de negocios o discutían sobre política.

El uso de las termas romanas de Bath

2. Conversaciones con la diosa de las termas

El primer santuario en el lugar de las termas fue construido por una tribu de la Edad de Hierro, los Dobunni, que lo dedicaron a Sulis, la diosa celta de las aguas sagradas y la curación. En el año 43, Gran Bretaña fue invadida por los romanos. Identificaron a Sulis y la compararon con Minerva, la diosa romana de la sabiduría, las artes y los oficios.

En el año 75 d.C., los romanos construyeron un complejo termal religioso en el lugar, que posteriormente se convirtió en un centro de baños y social llamado Aquae Sulis, "las aguas de Sulis".

La diosa Sulis Minerva era un híbrido de las religiones romana y celta. Considerada la diosa de la justicia, las personas a las que les robaban sus pertenencias acudían a las termas romanas para pedirle ayuda para recuperar sus objetos perdidos. La última creencia de los romanos era que la diosa Minerva castigaría al ladrón y le devolvería sus bienes perdidos.

Algunas personas se dirigían a la diosa de forma oral, mientras que otras escribían una nota en un papel de plomo, la doblaban y la lanzaban a la fuente. Entonces la diosa leía la nota y concedía su deseo creando un milagro para encontrar el objeto robado.

Sulis Minerva también era honrada como diosa de la curación y la paz. La gente se dirigía a ella para pedirle felicidad, paz y buena salud para sus familiares y seres queridos. Personas de todo el mundo, incluidos los romanos, la visitaban y la honraban con joyas preciosas, monedas, brazaletes y piedras.

3. Redescubrimiento en el siglo XVIII

Después de que los romanos se retiraran de Gran Bretaña a principios del siglo V, el complejo se descuidó y cayó en la ruina. El comandante Charles Davis, topógrafo de la ciudad, descubrió los restos romanos de las termas en 1878. La excavación se llevó a cabo después de que el manantial del Baño del Rey tuviera una fuga y hubiera que explorar y comprobar el suelo de los baños. La excavación duró unos dos años y las termas romanas se descubrieron finalmente en 1880.

El lugar se abrió al público en 1897 y fue excavado, ampliado y conservado a lo largo del siglo XX. Los arquitectos John Wood, el mayor, y John Wood, el menor, padre e hijo, trabajaron en su diseño.

En 2011, las termas romanas se sometieron a una enorme reforma de 5,5 millones de libras para hacerlas más accesibles y preservarlas para los próximos 100 años.

4. Muchos artefactos en el museo

Como la antigua Roma era famosa por su creatividad a la hora de hacer arquitectura y objetos únicos, se han encontrado muchos artefactos alrededor de las termas romanas.

Se trata de gemas, anillos, brazaletes, jarrones, materiales de bronce y aproximadamente 12.000 monedas. Todos estos objetos fueron regalados por los romanos en honor a la diosa Sulis Minerva.

En 1727 se descubrió también la cabeza de bronce de la diosa sagrada Sulis Minerva.

5. La Gorgona

La entrada del templo romano de Bath se diseñó para que pareciera la cara de una Gorgona. La Gorgona es el monstruo que reside en el inframundo. En la mitología griega había tres Gorgonas: Medusa, Esteno y Euríale.

Tenían un aspecto monstruoso, con pelo de serpiente, enormes alas, garras afiladas y un cuerpo cubierto de escamas de dragón. La gente tenía miedo de mirar las caras de las Gorgonas, pensando que mirarlas podría matarlas o convertirlas en piedra.

Gorgona del templo romano de Bath

6. El Laconicum

El Laconicum era una pequeña sala con un calor seco. Era una de las más singulares de las termas romanas. Tenía forma circular con un techo cónico y una abertura circular en la parte superior. La particularidad de esta sala era que permitía a los visitantes secarse.

También estaba el caldarium, que es una sala muy caliente, calentada por un sistema de calefacción subterráneo. El tepidarium, con sus pilas llenas de agua caliente, se encuentra en el interior de las termas.

7. Poderes curativos

Se cree que los baños romanos tienen poderes curativos para ayudar a curar ciertas enfermedades. Los romanos se dieron cuenta de estos poderes después de que los baños curaran la lepra de Bladud.

Bladud, hijo del rey de Inglaterra, padecía una lepra que no se curó ni siquiera después de muchos intentos. Sin embargo, el baño en las famosas termas romanas curó milagrosamente su lepra.

Esta leyenda hizo creer a la gente que las aguas termales tenían poderes curativos y que cualquier enfermedad podía curarse bañándose en ellas. El rey Bladud quedó satisfecho con el resultado y creó la ciudad de Bath, en la que se abrieron numerosas piscinas naturales de aguas minerales. La otra razón era la presencia de la diosa Sulis Minerva en las termas. Tenía el poder de curar, según la antigua tribu Dobunni.

8. Baños peligrosos

Las termas romanas se construyeron y se abrieron para que el público pudiera bañarse y relajarse. Los baños utilizaban agua de manantial calentada, que curaba muchas enfermedades, limpiaba y relajaba el cuerpo. Sin embargo, el baño en las termas romanas se interrumpió al final de la dominación romana en Gran Bretaña, hacia el siglo V d.C.

El agua de los baños se alimentaba a través de tuberías de plomo que fueron instaladas por los romanos y que aún funcionan. Por lo tanto, la calidad del agua disponible no es ideal.

Sin embargo, puedes disfrutar del ambiente de los baños romanos en el Thermae Bath Spa, un lujoso balneario que abrió sus puertas en septiembre de 2004. Es la escapada perfecta para las personas que quieren experimentar los baños romanos en un entorno histórico. Esta agua termal contiene 43 minerales.

9. Estatuas de gobernantes y emperadores romanos

Los baños romanos estaban perfectamente diseñados. La parte interior contaba con una piscina de aguas termales, mientras que la parte exterior, principalmente la terraza, estaba revestida de estatuas victorianas que representaban a los gobernantes y a los mayores emperadores romanos. Entre las estatuas se encuentran el emperador romano Claudio, el emperador Vespasiano, Julio César, el emperador Adriano, el emperador Constantino y la estatua de Agrícola. Estas estatuas se erigieron en 1894 para preparar la inauguración oficial en 1897.

La estatua original de Julio César fue objeto de vandalismo en la década de 1980 y se rehizo hace unos 18 años. Además de los emperadores, también hay estatuas de algunos reyes, como el rey Edgar y el rey Cole, realizadas en el siglo XV. Edgar se convirtió en rey el 11 de mayo de 973, mientras que Cole lo hizo en 125.

Estatuas de gobernantes y emperadores romanos en los baños romanos de Bath

10. El Gran Baño

El Gran Baño es el corazón del complejo termal. Se trata de una piscina revestida de plomo, llena de agua humeante y calentada de manera geotérmica que brota del manantial sagrado a 1,6 metros de profundidad. Aunque ahora está al aire libre, el baño estaba originalmente cubierto por un techo de bóveda de cañón de 40 metros de altura.

Las termas romanas de Bath siguen siendo una importante atracción turística en la actualidad. Aproximadamente un millón de visitantes acuden aquí cada año, lo que lo convierte en uno de los lugares más visitados del Reino Unido. Tootbus te invita a descubrir las diversas atracciones adicionales de la ciudad de Bath.